martes, 17 de marzo de 2015

La familia de mi padre

Mañana es el quinto aniversario de la muerte de mi padre.

Tal día como hoy, ingreso en el hospital porque le fallaba el riñón.

Pasamos una noche tremenda, entre delirios y enfados, entre risas y bromas, entre confesiones y deseos.No paró quieto ni un minuto en toda la noche.

Varias veces me pidió que le acercara la ropa y los zapatos ( no tenia piernas, se las cortaron por la rodilla), que nos íbamos a la cafetería a comernos un flan de huevo.Tuve que ponerme literalmente encima de él para que no se tirara de la cama.

Cada vez que la enfermera venia a pedirnos silencio, mi padre le hacia reír con una broma.

A las 7, se puso estupendo. Como siempre. Dejo de delirar.

Paso el médico y dijo que el riñón estaba mejor y que aquella misma mañana le mandaban para casa.

Desayuno una naranja, un vaso de leche con dos tostadas y aún se "camelo" a la enfermera para que le trajera dos tostadas más.

A las 9 llegó mi hermano, para que yo me pudiera ir, porque a las 10 tenía que trabajar.

Le di un beso y me despedí, porque al día siguiente, yo me iba a la India.

Recuerdo que le dije, que intentaría ir aquella tarde a casa, aunque fuera a última hora.

Me dijo que no me preocupara.

En la misma puerta del hospital llamé a mi madre para decirle que estuviera tranquila, que a mi padre le daban el alta y al mediodía estaría en casa.

Cogí el coche. Estaba tan contenta de que le dieran el alta, que pare a comprar un croasant de chocolate para celebrarlo.Llegué a casa, desayuné, me duché y salí corriendo para el trabajo.

Ese día estaba sola en el centro. Mi compañera estaba en Zaragoza. Entre en la oficina, encendí el ordenador para contestar mails y actualizar redes.

Al sacar el móvil del bolso vi varias llamadas de mi hermana.La llamé, pensando que me llamaba para preguntar que tal noche habíamos pasado.

Nada más contestar, me dijo que mi padre había muerto.

Le había dado un infarto fulminante.

Cerré el centro. Cogí el coche y volví al hospital.Eran las 11 de la mañana.

Al llegar, estaba la enfermera, esperándome.

Me llevo a la sala de paros. Tuve que parar en el pasillo, porque estaba a punto de vomitar el croasant.

Cuando vi a mi padre en la camilla, le puse la mano en la frente. De allí la pase al pecho. No se porque hice eso. Por un momento creí que iba a abrir los ojos. Pero no los abrió. Nunca más.

La enfermera nos contó, que le estaban aseando y él estaba haciendo una broma, cuando , de repente abrió los ojos mucho y se quedo inerte.


El año pasado, os conté, en ESTA ENTRADA , que mi padre decía que su familia moría en marzo.

Mi abuela Rosa, madre de mi padre, murió el día 6 de marzo de 1968.
Mi abuelo Pedro, padre de mi padre, murió el día 25 de marzo de 1972.
Mi tía Pilar, hermana de mi padre murió el día 11 de marzo de 2009.
Mi padre, murió el día 18 de marzo de 2010.
Y por último, mi tía María, hermana de mi padre que murió el 7 de marzo de 2015, hace dos semanas.

 Sera casualidad, destino o vete tu a saber que, pero mi señor padre tenía toda la razón.

Conclusión: A disfrutar de que son dos días!!! Y que pase rápido marzo!!!

BESOS