jueves, 12 de marzo de 2015

Lo bueno de estar mala

Todo esto ha pasado en esta tarde.
Tras muchos días en un estado de salud lamentable, sin tiempo para nada, llegando a casa a las 11 de la noche, por fin esta tarde, he podido descansar.
Y ha cundido!!! Si no me creeis....mirad:

Una tarde preciosa, con un sol radiante...pero después de días arrastrando un gripazo de morirme, solo deseaba llegar a casa


Lo primero mucha vitamina C para merendar
Algo de buena lectura

La mesilla con "mis cosas indispensables"

Aprovecho para ponerme al día con las revistas
Puedo gastar pañuelos y barras de cacao "sin ton ni son"

Estar a 39º de fiebre, te hace ver la vida como si fueras otra persona.Eso, y el hecho de llevar 4 días con los oídos taponados. Me hablan y es como si lo oyera desde un mundo paralelo.


Comer cientos de caramelos de limón menta, que son medicinales.


Volver a merendar
Estar haciendo zapping y toparme con un concierto en La 2
Ver vídeos y vídeos en youtube de danza clásica
Más vitamina C para re-re-merendar
En medio del delirio y de la sauna que me he montado con la manta eléctrica, darme cuenta de que llevo unos calcetines la mar de majos.

Hacerme fotos de las orejas, para comprobar si siguen en su sitio.

Y en medio del aburrimiento-delirio febril, meterme por sesentava vez en facebook y ver que mi hermana me ha etiquetado en un articulo muy bonito....ains! Amor de hermanas.

Y, todo esto ha servido para encontrarme mucho mejor.

Tanto que hasta me he animado a publicar en el blog.

Aunque no sea una entrada, ni muy interesante ni muy cultural.

Eso si, es una entrada, sobre la vida misma.

Y ahora, desde mi mundo interior, mis pañuelos, mis mocos, mi fiebre, mi manta eléctrica, mi botella de agua, mi cacao, mi vaporub, mi media cebolla, mis caramelos y yo, nos vamos a dormir.....buenas noches y por supuesto, dulces sueños!

MIL BESOS