Viajes - Carbisdale Castle -Escocia

Alguna vez os he contado, que trabajé en un centro juvenil.

Año si, año no, hacíamos intercambios con otros países dentro del marco del Programa Juventud en Acción.

El año que no tocaba intercambio, organizábamos Camino de Santiago o viaje al extranjero.

Cuando tocaba viaje al extranjero, lo publicitábamos dentro de nuestra programación de primavera,para ir haciendo grupo.

Los participantes decidían el lugar a visitar, previas propuestas que ellos mismos hacían.

El itinerario, las actividades a realizar, la compra de billetes, reservas de albergues...etc, lo hacíamos de forma conjunta.

Además de dedicar varias horas al conocimiento de la cultura y normas de comportamiento en el país a visitar y de aprender frases básicas de supervivencia en el idioma que tocara.

La idea era que los participantes, supieran organizarse solos sus viajes, teniendo en cuenta desde el presupuesto, hasta el alojamiento, manutención, papeleos necesarios...etc.

Y así, es como acabamos durmiendo en un castillo, en medio de la nada, en la Escocia profunda.

Vista aérea del castillo y alrededores


Carbisdale Castle es un castillo, que durante años funcionó como albergue juvenil. 

Debido a el alto importe necesario para reparar numerosos daños, el castillo cerró sus puertas en 2011.

 Por lo que he podido leer en prensa, a principios de este año, alguien compró el castillo. Esperemos que pronto vuelva a ser abierto como albergue, porque dormir en un castillo encantado, es una experiencia que todos deberíamos vivir por lo menos una vez en la vida.

Tras varias horas en tren, llegamos a un apeadero, donde no había ni parada de bus ni de nada.
Tras andar, cuesta arriba, unos 25 minutos, arrastrando maletas y mochilas, finalmente llegamos a la entrada del castillo.



Impresionante por la grandeza del edificio, por estar escondido entre los árboles, por hallarse en la cima de una colina, por su torre grandilocuente y por la magnificencia   de los parajes que lo rodean.

Puerta principal de entrada
Al entrar, impresionaba su hall, repleto de estatuas, al final del mismo, una majestuosa escalera lleva a las habitaciones superiores. En el extremo opuesto, acceso a la zona de cocinas y comedores. Y justo en la mitad, una puerta da acceso a distintos salones, a la magnifica biblioteca, y al ala reservada solo para familias.


Foto del Hall

Como eramos grupo, nos toco dormir en la torre. Para acceder, había que subir a la primera planta y tras varias vueltas por intrincados pasillos, se llegaba a lo que parecía una pared, en la cual estaba camuflada la puerta de acceso a las escaleras que subían a lo alto de la torre.

El castillo, como todo castillo que se precie, tiene varios fantasmas: La dama Blanca, Mc Gregor, el gaitero, soldados desaparecidos en batalla, o los niños de la guardería...

El castillo al amanecer
Después de cenar, nos juntamos todo el grupo en la biblioteca, para contar las leyendas del castillo.... yo tenía el folleto donde explicaban la leyenda de la Dama Blanca...y adivinar....me lo había dejado en la habitación!!

Detalle del techo de la biblioteca


Tuve que ir a buscarlo, sola. Y me perdí por aquellos pasillos y escaleras, iba tanteando las paredes en busca de la puerta a la torre. Y aunque oí pasos y risas ( o quizás solo lo imaginé?), no me cruce con nadie.

Pasillos


Cuando volví a la biblioteca, me preguntaron que porque había tardado tanto .....

Chimenea de la biblioteca, rodeada de retratos de familia

 Tras contar la leyenda de la Dama Blanca, y muchas más historias de miedo, nos fuimos a dormir, eso si, todos juntos, en silencio y mirando hacia todos los lados ....os podéis creer que dormimos bastante mal esa noche....

Retrato de la Dama Blanca vagando por el Castillo

  Al amanecer ya estábamos todos en pie...

Aún así, la experiencia mereció la pena y es totalmente recomendable....con fantasmas y todo!


 Buenas noches y dulces sueños!

BESOS

Entradas populares de este blog

Lo dicho, Dolores por mi abuela

La famosisima agenda de Mr. Wonderful

Las mujeres de mi vida