Me equivoqué

Buenas!!!

Hoy solo pensaba actualizar publicando una entrada de libros.

Pero, resulta, que me habéis preguntado como acabó ayer (si es que acabó) lo de la preinscripción.

Bueno.

Os cuento.

Nos quedamos en el momento que yo salía de casa, con mi millón de papeles.

Monté en el coche e hice todo el camino. No puse google maps, porque ya lo había mirado previamente en casa, y más o menos tenía una idea de donde iba.

Llegué, sin ningún problema.

Aparqué en la puerta, justo en el último sitio, de zona "no de pago" que quedaba.

Entré y vi un mostrador, y allí que me dirigí.

No había nadie esperando.

La señora del mostrador me preguntó que quería. Se lo dije, y me dijo que esperara, que me avisaría cuando alguien pudiera atenderme.

Me dí la vuelta para buscar algún sitio donde instalarme a esperar, y .....la señora me dijo que ya podía pasar!!!!!

No tardó ni 15 segundos en hacerme pasar.

Entré y otra señora me preguntó que si llevaba los papeles. Saqué todo y se lo di. Lo miró, lo selló y me dijo:Toma este para ti, ya esta todo.

Yo me la miré alucinada y le dije: Si? Seguro?

Y me dijo: Ah, nooooo!!! Está copia es para ti, ahora si, Ya esta todo.En 15 dias saldrán las listas.

Y yo le contesté: Que rapidez, que maravilla...a ver si tengo tanta suerte para lo de la plaza, que como solo hay una, seguro que va a estar difícil.

Y muy amablemente, la señora me contesto: No te preocupes, seguro que es para ti, nadie se apunta a esto (eso no se si es bueno o malo).

Así, que en menos de 5 minutos, estaba de vuelta al coche con todo solucionado. Y aproveche para ....

Mirar libros, sin pensar en nada



Y comprar vicios...

Con que, volví a casa, más feliz que una perdiz!

Lo bueno de todo esto, es que iba preparada para lo malo y dispuesta a tomármelo con filosofía y alegría, y como fue todo tan bien, estaba que no cabía en mi!

Así que si, ayer fue un día bueno, de verdad.

Feliz martes!

BESOS

Entradas populares de este blog

Lo dicho, Dolores por mi abuela

La famosisima agenda de Mr. Wonderful

Las mujeres de mi vida