Método Waldorf

Buenaaas!!


Que tal va el martes??



La semana pasada os estuve hablando del método Montessori e inevitablemente al pensar en ese método viene a la cabeza el método Waldorf.




 La primera escuela Waldorf se fundó en 1919 en Stuttgart, Alemania. Actualmente hay 1.026 escuelas Waldorf, 2.000 jardines de infancia y 646 centros de educación especial, en 60 países.



El método Waldorf es uno de los sistemas educativos alternativos más conocidos.



 La pedagogía Waldorf, iniciada por el filósofo alemán Rudolf Steiner, busca el desarrollo de cada niño en un ambiente libre y cooperativo, sin exámenes y con un fuerte apoyo en el arte y los trabajos manuales.



Las claves esenciales son:


  •  Participación de la familia en el día a día de la escuela
  •  La formación permanente del profesorado
  •  La atención al momento madurativo de cada alumno para darle su tiempo en sus procesos de desarrollo.



'El objetivo principal es que cada niño despliegue su propia individualidad con ayuda de sus talentos y apoyándolo en sus dificultades. Se procura un desarrollo completo del ser potencial del niño y por ello se trabaja tanto en su conocimiento como con la familia.


Un solo tutor para cada etapa educativa

El centro mantiene el mismo maestro-tutor para el niño en los seis años de la Educación Primaria y otro tutor en los seis años de Educación Secundaria y Bachillerato. El objetivo es afianzar los vínculos para una buena convivencia.

Asignaturas artísticas

La pedagogía Waldorf incluye en su programa, además de las asignaturas del currículo oficial, asignaturas artísticas (música, danza, teatro, pintura...), que se complementan con trabajos artesanales en proyectos con diferentes materiales como lana, hilo, barro, madera, cobre, piedra...


A mi es un método, que cuando no va unido a un objetivo religioso o concreto, me gusta muchísimo.
Soy de la creencia que los niños necesitan su espacio y su tiempo, para crecer y aprender, que para que su creatividad se pongan en marcha tienen que tener herramientas adecuadas, un ambiente propicio y la libertad de poder crear. Deben enriquecerse a base de experimentar y vivir y de desarrollarse a su ritmo, no al ritmo que imponga el currículo.
Darle tanta importancia a lo marcado en el currículo como a otras áreas donde se les permite desarrollar su talento, como puede ser música, danza, teatro, trabajos artesanales, me parece esencial, vital y son actividades transversales para su desarrollo.

Mañana os hablo de los materiales, que me tienen maravillada.

BESOS DE COLORES

Entradas populares de este blog

Lo dicho, Dolores por mi abuela

La famosisima agenda de Mr. Wonderful

Las mujeres de mi vida